Noticias

“Mi época con la Selección ha pasado, ahora vivo por y para el Unicaja”

29/11/2016. Marina Rivas / Fernando Muñoz / Carlos Martínez

Cuatro temporadas en el equipo y las ideas muy claras. Carlos Suárez ha logrado colarse de nuevo entre los jugadores nacionales más valorados de la ACB y lo ha hecho gracias a su empeño y dedicación. A pesar de que pudiera haber optado en sus principios por un camino diferente dentro del mundo del deporte, el capitán cajista asegura que el haber elegido el baloncesto le cambió la vida. Ahora, a sus 30 años, sigue luchando por hacerse notar, aunque no dentro de la Selección, donde asegura que su momento ya ha pasado. Hoy, Suárez, prefiere volcarse con el equipo que tantas alegrías le está dando.

 

PREGUNTA: Todos conocen ya tu faceta como el profesional que eres hoy día, pero, ¿Cómo comenzó a gestarse esa pasión por el baloncesto?

RESPUESTA: Mi padre juega al baloncesto y era entrenador de chicos jóvenes. De ahí empezó un poco mi pasión por este deporte. De pequeño jugué a baloncesto, compaginándolo con el fútbol, hasta que a los 13 años ya me dedicaba solamente al baloncesto.

P: ¿Cómo recuerdas tu etapa futbolística?

R: Yo era portero y hubo un momento que me marcó para dejar el fútbol, que fue un gol que fue una cantada mía. Entonces vi que se me daba muy bien el baloncesto. Tenía un profesor de Educación Física que me dijo que hacían pruebas para el Estudiantes. Fui a probar y desde entonces fue la mejor decisión que he tomado en mi vida.

P: Compaginaste ambos deportes pero, ¿Qué te hizo decantarte por el baloncesto?

R: Se me dan bien las dos cosas pero hay un momento en el que tienes que decidir entre los dos deportes. Cuando eres un niño juegas un poco a todos los deportes pero fue en ese momento en el que fiché por el Estudiantes cuando cambié de rumbo y me dediqué cien por cien al baloncesto.

P: Midiendo más de dos metros actualmente, hubieras sido un portero bastante cotizado…

R: En aquella época era alto, medía 1,68 con 12 años. Era alto, pero nadie se pensaba que iba a crecer hasta lo que he crecido. Los entrenadores de fútbol me decían que tenía mucho futuro, porque por aquel entonces se llevaban altos y decían que así serían los porteros del futuro, que cuantos más altos mejor.

466885_33

P: ¿Algún día has pensado qué habría sido de tu vida de haber optado por el fútbol?

R: No tengo ni idea… Son decisiones que tomas en ese momento. A lo mejor no hubiera llegado a ser profesional… Pero al final creo que el cambio fue a mejor.

P: Y teniendo un hermano futbolista, te planteo la pregunta al revés, ¿Crees que él se podría haber dedicado al baloncesto?

R: Mi hermano tuvo opciones de jugar al baloncesto. De pequeño estuvo a punto de fichar por el Estudiantes. Pero siempre tuvo claro desde bien pequeño que quería ser futbolista y mira dónde está. Ahora mismo está recuperándose después de salir de una lesión y es profesional de esto, se dedica a esto. Yo creo que hizo bien en no cambiar, no es tan alto como yo y al final esto es un hándicap. En baloncesto, medir 1,90 es un rango medio-bajo de altura.

P: Ahondando en tu etapa en la Selección, ¿te ves actualmente formando parte del equipo español?

R: La selección, para mi, ya ha acabado. Creo que es una época pasada, mi momento ha pasado y ahora solo me centro en jugar con mi club, con el Unicaja. Tengo claro que es complicado que me puedan volver a llamar, ya estuve allí en tres ocasiones y es una época pasada. Son muchas personas y el nivel es muy alto. Este año hay gente jugando muy bien. Ahora, que llevo ya cuatro años aquí, vivo por y para el Unicaja y ese sentimiento ahora mismo de estar en la Selección lo tengo totalmente olvidado.

P: ¿Te vuelcas tanto con cada uno de los equipos por los que has pasado?

R: Bueno, sí. Eso no sé si es bueno o malo. Es verdad que mi experiencia en el Unicaja me recuerda un poco a mi paso por el Estudiantes, por la importancia en el equipo y también por la afición. La afición de Málaga es mucho más caliente que por ejemplo la del Real Madrid, que es mucho más fría. En el partido contra el Barcelona, por ejemplo, me recordó mucho a mi etapa estudiantil.

carlos-suarez-unicaja-malaga-eb15

P: ¿Cómo recuerdas al público del Palacio de los Deportes?

R: El Palacio de los Deportes aprieta. Es un campo bastante grande y un poco más frío que este. Canchas como la de Vistalegre o la del Madrid Arena, con más de 15.000 personas, sí que pueden ser más calientes que la del Palacio de los Deportes.

P: Pese a la irregularidad del aforo del Carpena esta temporada, la afición cajista sí que estuvo presente en el duelo ante el Barcelona…

R: Ahí ayuda mucho el rival. Cuando jugamos contra los grandes, como el Real Madrid o el Barcelona, siempre viene más gente a ver los partidos, somos conscientes de ello, pero también hay que decir que la gente se irá enganchando a medida que pasemos de ronda, en Eurocup y, como siempre ha pasado en estos cuatro años que he estado aquí, en los Playoff, cuando hemos necesitado a la afición, siempre ha estado con nosotros.

P: Una de las dudas de todo aficionado pasa por saber qué siente el jugador cuando está dentro de la cancha…

R: Es difícil de explicar. Cuando estas en el campo hay una especie de barrera, sobre todo cuando estás en casa, con lo que hay fuera y, a veces, no te das cuenta ni de lo que está pasando. Es cierto que te da una subida de adrenalina cuando metes un triple y te vienes arriba por el apoyo del público, pero el 95% de las veces, cuando estás en la cancha o en el banquillo, solo te centras en lo que hay dentro y no fuera.

P: ¿Hasta qué punto puede ser importante el apoyo de la afición?

R: En el caso del partido con el Barcelona, por ejemplo, si los tres tiros que nos dan llega a ser en el Palau, no nos los dan. Si ves la jugada, ves que es clarísima, pero en ese momento de indecisión, a lo mejor la afición apretó… Los árbitros son humanos y muchas veces cometen errores, pero esta vez acertaron. Si miras la jugada, ves que son tres tiros y eso te ayuda a la hora de jugar. Te da una energía extra.

P: No tienes duda alguna sobre la falta entonces…

R: Ninguna duda. Sabía que eran tres tiros porque Kyle hizo el gesto de tirar. Quedaban 0,01 segundos y cuando tienes el balón, lo primero que quieres hacer es tirar, es un error de ellos, que quizá no quisieron admitir por la frustración. Pero yo creo que cuando ellos estén más tranquilos en casa verán que han cometido un error, que podían haber hecho una falta de dos puntos y se hubieran llevado prácticamente el partido.

P: El Unicaja se está acostumbrando a la victoria, pero sigue teniendo puntos que mejorar. ¿Cuáles dirías que son los más importantes en este caso?

R: Tener esa regularidad en defensa. Somos un equipo que tenemos mucha anotación, sobre todo, por fuera y hay que saber que cuando los tiros no te entran, hay que apretar atrás para sacar esos partidos en los que no tienes el día en ataque.

P: Dejamos a un lado la actualidad para pensar en el futuro. ¿Dónde te ves dentro de cinco años?

R: “Dando los últimos coletazos a mi carrera deportiva. Viviendo en otra parte, quizá en Madrid con mi familia, aunque no descarto vivir en Málaga porque la ciudad es increíble. Al final, mirar al futuro no es bueno, tienes que disfrutar de estos momentos. Pero está claro que la carrera de un deportista siempre está marcada por una fecha de caducidad y en esos cinco años ya tendré 35, camino de los 36 y ya estaré pensando en colgar las botas

Featured Title

Featured Text

Featured Title

Featured Text